¿Seguro?

Seguridad, una palabra fácil de pronunciar, pero a veces, difícil de aplicar. Todo depende del carácter.

Durante nuestra vida nos encontramos gente que invierte su tiempo en enseñárnosla y, a veces, son las propias circunstancias las que nos la enseña, o no.

En mi caso, una de las cosas que me dan mayor seguridad es cuando me siento delante de un papel en blanco y me pongo garabatear dibujos a lápiz. Quizás pienses que es por qué sé que el dibujo que voy a hacer me va a salir bien, pues no, no es así. Me siento segura porque me gusta, me encanta y disfruto haciéndolo y, si no me sale, no me preocupa, porque cojo la goma de borrar, lo borro y lo vuelvo a intentar una y otra vez hasta que me sale aunque no sea 100% perfecto.

La seguridad también forma parte de nuestro autoestima, con lo cual nos afecta en muchos aspectos de nuestra vida, tanto sentimentales como profesionales.

Hace tiempo leí una frase relacionada con este tema que me encantó y que tiene mucha razón, el problema es que no recuerdo el autor, pero aquí la dejo:

El primer paso para crear es creer.

 

El primer paso para crear es creer.

papel-y-lapiz

A mí me gusta el azul

Una pregunta muy típica que nos hacían cuando éramos pequeños entre otras tantas era: ¿cuál es tu color favorito? Y nosotros respondíamos con gran entusiasmo cuál era. Daba igual si era el rojo, el azul, el amarillo o el verde porque lo importante era que nos llenaba de orgullo decirlo.

Existen inmensos estudios sobre la psicología del color sobre lo que nos transmite, nos hace sentir y lo que percibimos. Es verdaderamente increíble lo que puede llegar a sentir y percibir nuestro cerebro con solamente ver un color.

Por ejemplo, el color verde nos puede llegar a transmitir las siguientes percepciones: naturaleza, fertilidad, salud, equilibrio, vida, armonía, descanso, tranquilidad y comienzo entre otros. Y el color naranja: diversión, capricho, niñez, felicidad, amistad y bondad.

Conocer y usar bien el color es esencial no sólo para los artistas, sino también para los arquitectos, los urbanistas o los diseñadores.

Sin embargo, a pesar de todos los estudios que existen acerca del color cada uno tiene su propia percepción, y aunque haya dos personas que les guste el mismo color sus razones pueden ser muy diferentes.

Mi color preferido es el azul, ¿por qué? Porque me transmite paz y, sobre todo, porque me encanta el cielo cuando está de color azul.

cielo azul

 

 

 

 

 

 

Fuentes:

Color y luz teoría y práctica de Jorrit Tornquist

El cuerpo humano

El cuerpo humano de un adulto consta de 210 huesos y aproximadamente de 650 músculos, de los cuales desconocemos la gran mayoría.

Nuestro cuerpo no es solamente la parte física que se ve, sino también la parte interior. Porque por mucho que tengamos brazos, piernas, nariz, boca, etc. necesitamos un cerebro en buenas condiciones que coordine todo eso para que funcione.

Nuestro bienestar y nuestra salud siempre condicionan nuestra vida y se manifiesta en el cuerpo de una manera u otra, pero ahí está la personalidad de cada uno de cómo afronta los problemas que tiene en su vida. Lo que quiero decir, es que el cuerpo es un espejo de nuestros sentimientos y nuestros temores, y lo manifestamos muchas veces sin darnos cuenta.

Todos los seres humanos a lo largo de nuestra vida experimentamos todo tipo de sentimientos, unos más y otros menos. Pero fijaos que nadie lo vive de la misma manera ¿por qué? Por nuestra personalidad y nuestras expectativas.

¿Nunca habéis escuchado esa frase de:“cada persona es un mundo”? Pues es así,  porque somos únicos e irrepetibles.

Esqueleto