Tengo una idea

IMG_20171016_234010_966

 

No me acordaba que se sentía al acabar de ver una serie. No me acordaba de esa sensación de emociones que te deja al verla. Es una magia extraña, porque depende de lo que te haya hecho sentir puedes soñar o imaginar que eres uno de sus personajes. También se me había olvidado que este tipo de cosas disparan tu imaginación y activan la creatividad.

Con la imaginación es mucho más fácil soñar y crear. Lo fantástico de crear es que puedes empezar por donde quieras, sea un papel, un lápiz, un boli, una pared, un bloque de arcilla o donde tu imaginación te lleve.

Al volvernos adultos, la vida y las dificultades hacen que nuestra imaginación se apague y haga que nos olvidemos de ella. También la sociedad nos enseña de que eso es cosa de niños y que no vale para nada. ERROR.

Cuando la imaginación se apodera de ti es un arma muy poderosa y puedes hacer grandes cosas. Puedes despertar a los que están dormidos, puedes hacer soñar a aquellos que creen que han perdido sus sueños e incluso puedes hacer magia donde algún día desapareció.

 

Abracadabra

Me encanta la magia y me encanta que me sorprendan, pero sobre todo lo que más me gusta es el momento en el que estás expectante por saber qué es lo que va a pasar y cual será el resultado final.

Lo bonito que tiene la magia es que no sepas el truco, saber el truco hace que pierda todo su encanto, con lo cual, se pierde la magia.

El mago lo que busca es que el público esté pendiente de él, de sus movimientos, de sus palabras, y por supuesto, de su puesta en escena. Cuanta más expectación genere mucho mejor, porque si al público le gusta el espectáculo, vuelve.

Sin embargo, el trabajo del diseñador no se diferencia mucho al de un mago, porque a fin de cuentas buscamos lo mismo: sorprender y que la gente vuelva a encontrarnos. Otra cosa que nos asemeja a los magos es que tampoco revelamos como hemos llevado a cabo nuestro trabajo (dependiendo de la situación), al cliente no le interesa porque lo que cuenta al fin y al cabo es el resultado final. Nosotros transformamos las ideas de nuestro público en textos y/o imágenes, por lo que a este proceso también se le puede llamar magia.

Cuando la gente me ha dicho cosas como: “¡Alá! ¿Cómo has hecho eso?” O “¡Está genial! ¿Cómo se te ha ocurrido?” En ese instante es cuando me siento una maga con ganas de enseñar muchos mas trucos.

trucos-de-magia