¿Qué es la Navidad?

Navidad 2017
Nuestro árbol de Navidad

La navidad es según lo que tú creas. Si eres católico para ti significará una cosa, si eres ateo otra y así sucesivamente.

Tanto si crees en una cosa u otra la navidad siempre tiene la misma excusa: reunirse con la familia y los amigos que más quieres.

Sin embargo, la Navidad tiene otro significado importante, y se llama: regalos. Los regalos no solamente son para los peques, los mayores estamos incluidos en el mismo saco.

A todos nos gustan los regalos y tener esa pequeña intriga del “¿qué será?” mientras estás quitando con ansias el papel que lo envuelve.

Dicho esto, y por muy cansino que suene, lo más importante de la Navidad es poder estar con los que más amas y poder dedicarles parte de tu tiempo. Y ese es sin duda el mejor regalo de todos.

Feliz Navidad

Empezamos

Los primeros 6 días del año siempre se me pasan volando, viene todo seguido: año nuevo, reuniones familiares, la llegada de los Reyes Magos, etc. En un abrir y cerrar de ojos ya ha pasado todo eso.

Después de toda la resaca de las fiestas (que no son pocas) volvemos a la realidad. Hacemos el balance del año anterior y nos planteamos los nuevos propósitos de año nuevo.

En cualquier balance siempre hay cosas buenas y otras no tanto. De las cosas buenas se aprende, pero de las malas también.

La lucha, la constancia y el apoyo de la gente que quieres son clave para superar muchos obstáculos.

Pero sobre todo, no nos hemos de olvidar de disfrutar y de hacer lo que nos apasiona.

Feliz año

Feliz 2016

multicolored balloons

Primer año

La vida da muchísimas vueltas: hoy estamos aquí, pero no sabemos dónde estaremos mañana. Así es la vida.

Hoy hace justo un año que inauguré este Blog, algo que jamás pensé que pasaría ya que mis intentos por haber mantenido un Blog durante un tiempo habían sido un fracaso. Los motivos siempre eran que, o bien no me acababa de convencer, o bien, que no era constante con él.

Durante este año he ido componiendo este Blog poco a poco: escribiendo, añadiendo contenidos, entre otras cosas. Pero, sobre todo he ido aprendiendo, algunas cosas por mí misma y otras gracias a los demás.

¿Por qué no he perdido la constancia con este Blog? ¿Qué le hace ser diferente a los anteriores? La respuesta es que, ahora mismo y durante este año también, estoy en una etapa de mi vida en la que no quiero dejar las cosas a medias como siempre me ha pasado y en la que, por una vez, quiero ser constante y luchar por lo que me gusta.

Y, para acabar, quiero dar las gracias a todas esas personas que me han aportado su granito de arena cuando lo he necesitado y a todas aquellas que sin yo pedírselo también lo han hecho.

Aquí os dejo un texto de una de mis películas favoritas: En busca de la felicidad

 Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo, ni siquiera yo. Si tienes un sueño debes protegerlo, si alguien no puede hacer algo, te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo, ves tras ello y punto.

Post primer año

 

Yo soy la cuatro ojos

Ése de ahí es el matemático, esa chica: la empollona de la clase, la que está a su lado: la que mejor dibuja, y el del fondo: el callado, porque no habla con casi nadie.

Todos estos comentarios son los típicos que se suelen escuchar y decir en cualquier clase. Ahora bien, ¿hasta qué punto nos gusta que nos etiqueten los demás? Eso dependerá de qué mote te pongan y cómo te lo tomes tú.

Sin embargo, no hace falta que pongamos el ejemplo de una clase, porque en el día a día todos, sin excepción, etiquetamos a los demás. Algunos con mala intención y otros no, pero lo hacemos.

Las palabras y las acciones que hagas harán que la gente diga unas cosas u otras de ti, es decir, que te etiqueten. Muchas veces los comentarios o las etiquetas que nos ponen los demás no nos sientan bien y nos dejamos llevar por ello. Por eso mismo, lo primero que hay que tener en cuenta es analizar quién nos lo dice, (si es un amigo o no) y una vez lo sepas decidir si has de actuar.

Cuando los comentarios o las etiquetas de los demás nos molestan, yo creo que hay veces que es porque no nos queremos lo suficiente a nosotros mismos, y eso hace que nos avergoncemos, no creamos en nuestras capacidades y perdamos un poco el rumbo.

Por eso mismo, hemos de aceptar lo que somos y querernos mucho, porque ahí está la clave para seguir.

A mí me ha costado mucho aceptar que siempre seré una cuatro ojos, pero es lo que hay y adelante.

Imagen