Yo, mi marca

En los tiempos que corren ahora se está destacando mucho la figura del emprendedor. El emprendedor para poder empezar, una de las primeras cosas que ha de hacer es pensar y buscar su propia marca personal, es decir, su identidad como empresa. Este concepto en inglés se llama “Personal Branding” y fue introducido por Tom Peters en su obra: “50 claves para hacer de usted una marca”.

El proceso para hacer tu propia marca personal es plantearte las siguientes cuestiones:

  1.      ¿Quién soy?
  2.      ¿Qué sé hacer?
  3.      ¿Qué es lo que hago mejor?
  4.      ¿Qué tengo para ofrecer?
  5.      ¿Cuáles son mis valores personales?
  6.      ¿Cómo lo comunico?

Conocerse uno mismo es principal para poder crear tu propia marca. Los métodos y las estrategias que utilices son muy importantes porque serán tus herramientas para poder llegar al público.

Construir tu propia marca no es fácil y gustarle al público mucho menos. Si ya de por sí etiquetamos a los demás por su aspecto o por su forma de ser, también existen las etiquetas en el mundo profesional.

Una vez leí que siempre habrá gente que te querrá por ser quien eres y que otros te odiarán por la misma razón, esto es así y hay que aceptarlo.

Como conclusión final recuerda: no tienes que contentar a todo el mundo, sino contentarte a ti mismo.

personal branding

 

 

 

 

Yo soy la cuatro ojos

Ése de ahí es el matemático, esa chica: la empollona de la clase, la que está a su lado: la que mejor dibuja, y el del fondo: el callado, porque no habla con casi nadie.

Todos estos comentarios son los típicos que se suelen escuchar y decir en cualquier clase. Ahora bien, ¿hasta qué punto nos gusta que nos etiqueten los demás? Eso dependerá de qué mote te pongan y cómo te lo tomes tú.

Sin embargo, no hace falta que pongamos el ejemplo de una clase, porque en el día a día todos, sin excepción, etiquetamos a los demás. Algunos con mala intención y otros no, pero lo hacemos.

Las palabras y las acciones que hagas harán que la gente diga unas cosas u otras de ti, es decir, que te etiqueten. Muchas veces los comentarios o las etiquetas que nos ponen los demás no nos sientan bien y nos dejamos llevar por ello. Por eso mismo, lo primero que hay que tener en cuenta es analizar quién nos lo dice, (si es un amigo o no) y una vez lo sepas decidir si has de actuar.

Cuando los comentarios o las etiquetas de los demás nos molestan, yo creo que hay veces que es porque no nos queremos lo suficiente a nosotros mismos, y eso hace que nos avergoncemos, no creamos en nuestras capacidades y perdamos un poco el rumbo.

Por eso mismo, hemos de aceptar lo que somos y querernos mucho, porque ahí está la clave para seguir.

A mí me ha costado mucho aceptar que siempre seré una cuatro ojos, pero es lo que hay y adelante.

Imagen