Aquí, en casa

Photo by Noah Silliman on Unsplash

Cuarentena, quédate en casa, no salgas, ponte la mascarilla y los guantes para salir. Estas y entre otras frases más ya están incluidas en nuestro vocabulario rutinario.

Estamos viviendo una situación que si nos la hubieran contado hace un año, nos hubiésemos reído en la cara de quien nos lo está diciendo. O mejor, le hubiésemos dicho que eso solo pasa en las películas. La realidad supera a la ficción.

Dicen que es momento de pensar, reflexionar y de aprovechar el tiempo para no caer en depresión, y estoy de acuerdo. Pero también soy partidaria de que te eches a llorar o que te quedes tirado en el sofá si eso es lo que quieres hacer en ese momento. Esta situación es excesivamente complicada y cada uno lo hará de la mejor manera que pueda y sepa.

Después están las personas que cada día salen a trabajar y están ahí al pie del cañón para atender, o para sanar a todos demás.

En medio del invierno aprendí por fin que había en mí un verano invencible. Albert Camus