Re-corriendo

Es indiscutible que la tecnología avanza de una manera exageradamente bestia. Recibimos una media de 3000 impactos visuales al día de publicidad, tanto por móvil como por cualquier otro dispositivo electrónico.

Por eso las agencias de marketing y publicidad tienen tanto trabajo, porque quieren posicionarse en lo más alto y llegar al mayor número de usuarios posibles.

Sin embargo, todos esos impactos visuales tienen que estar diseñados con una composición simple y concisa, porque los usuarios no tenemos tiempo ni paciencia para pararnos 5 minutos a leer. En esta nueva era de la información lo queremos todo ¡ahora, rápido y YA!

Las marcas también se están sumando al rebranding de la simplicidad y la funcionalidad para poder llegar a más internautas. De cada más vez los logotipos son mucho más simples, más escuetos, y son pocos los que aún mantienen su diseño original ornamental, un claro ejemplo de este hecho es la Coca-Cola.

Dicen que renovarse o morirse ¿no? Yo estoy de acuerdo en renovar y adaptarse a los cambios, pero ¿qué pasa con los orígenes?

Yo, mi marca

En los tiempos que corren ahora se está destacando mucho la figura del emprendedor. El emprendedor para poder empezar, una de las primeras cosas que ha de hacer es pensar y buscar su propia marca personal, es decir, su identidad como empresa. Este concepto en inglés se llama “Personal Branding” y fue introducido por Tom Peters en su obra: “50 claves para hacer de usted una marca”.

El proceso para hacer tu propia marca personal es plantearte las siguientes cuestiones:

  1.      ¿Quién soy?
  2.      ¿Qué sé hacer?
  3.      ¿Qué es lo que hago mejor?
  4.      ¿Qué tengo para ofrecer?
  5.      ¿Cuáles son mis valores personales?
  6.      ¿Cómo lo comunico?

Conocerse uno mismo es principal para poder crear tu propia marca. Los métodos y las estrategias que utilices son muy importantes porque serán tus herramientas para poder llegar al público.

Construir tu propia marca no es fácil y gustarle al público mucho menos. Si ya de por sí etiquetamos a los demás por su aspecto o por su forma de ser, también existen las etiquetas en el mundo profesional.

Una vez leí que siempre habrá gente que te querrá por ser quien eres y que otros te odiarán por la misma razón, esto es así y hay que aceptarlo.

Como conclusión final recuerda: no tienes que contentar a todo el mundo, sino contentarte a ti mismo.

personal branding