Crear

¿Qué es la creatividad? ¿Pensar? ¿Decidir? ¿Hacer? Puede ser todo a la vez.

Parece que está mal visto crear o hacer cosas nuevas, cuando es algo que el ser humano debería estar haciendo toda la vida. Parece que nos educan para ser mecánicos y hacer cosas puramente repetitivas, y eso de la creatividad son tonterías de niños.

El ser humano sería mucho más eficiente si dedicara parte de su vida a estudiar o aprender algo sobre arte, incluso practicarlo. Porque el arte ayuda a analizar, a comprender y a sentir; pero eso a muchos no les interesa porque es una pérdida de tiempo y no da dinero.

Los niños, los mejores maestros

La niñez es la primera etapa de la vida. Es la etapa en la que lo empezamos todo: empezamos a pensar, a decidir, a imaginar, a construir, etc.

La sensibilidad, la ingenuidad y las ganas de divertirnos que vivimos en esa etapa, no las volvemos a vivir. Es por eso que cuando estás con ellos esa faceta suya es la que a veces nos atrapa, porque nos recuerda a nuestra infancia y a esas ganas de pasarlo bien pase lo que pase.

Hace 11 años que empecé de manera voluntaria a estar con niños en un club de esplai. A medida que ha ido pasando el tiempo he estado en varios ámbitos: como colegios, campamentos, casales, etc.

Desde el día que empecé hasta a día de hoy que tengo 27 años he aprendido tantísimas cosas de los niños que nos la podría enumerar todas, y me han aportado tanto que no lo podría describir con palabras. Me han dado mucha vida.

Yo no soy profesora ni he estudiado nada relacionado con la educación, pero admiro a todas y a cada una de esas personas que están metidas en este mundo tan complicado y a veces muy poco agradecido. Me refiero a todos esos profesores, educadores y cuidadores entre otras tantas profesiones que se dedican a la educación.

Existen grandes maestros, pero como los niños, ninguno.

imagenes-de-ninos

 

 

Profesión: crecer

Hace tiempo escuché una frase de Risto Mejide que decía así: “crecer es aprender a despedirse”. Una frase que a medida que ha pasado el tiempo y he ido creciendo me he dado cuenta de que realmente es así.

En la vida, a veces, es necesario decir adiós, aunque sea muy doloroso, ya que eso forma parte de la propia vida y de nuestro aprendizaje como personas humanas.

Hay veces que el problema no es decir adiós, si no el miedo a la incertidumbre del “¿y ahora qué? o “¿qué pasará?”.

La vida no nos prepara para las malas situaciones, simplemente, ocurren.

Decir adiós no es malo, porque los cambios son necesarios, el problema es no saber dar ese paso o no llegar a darlo nunca, todo depende de la actitud.

Escribo esto porque hoy me he despedido de ciertas cosas y he puesto tapas a algunas cajas. Y eso no es malo, porque eso significa que estoy creciendo.

caminar_adelgazar1