Este bocata no es igual que el de la foto

Podríamos decir bocata, empanada, coca y un sin fin de cosas más. La cuestión es: ¿cuánto nos engaña la publicidad?

Seguro que en alguna ocasión de vuestra vida habéis ido a algún bar, restaurante o cafetería en la que habéis pedido algo porque en la foto tenía una pinta riquísima. Sin embargo, cuando os lo han servido veis que aquéllo que habíais pedido no tenía nada que ver con la foto que habíais visto antes.

Todo este fenómeno se debe a que las empresas no solo utilizan lo que es el retoque digital, sino también productos que hacen que aquello que se ha de vender tenga “mejor pinta” y diga “cómprame”.

No nos tenemos que olvidar que el objetivo de la publicidad es el de vender el producto/servicio sea de la manera que sea. Por eso mismo, hay veces que nos sentimos engañados y estafados con lo que nos venden porque no se corresponde al anuncio.

¿Qué podemos hacer ante esto? Hay veces que podemos protestar y reclamar, y hay veces que no podemos hacer nada. Por eso mismo, hay que ir con mil ojos y fijarse bien lo que se compra y sobre todo, dónde se firma.

pastelito

El efecto viral, el efecto que nos pone al día

El efecto viral se produce cuando algo se propaga por Internet gracias al interés que suscita entre las personas. Ese algo puede tener forma de vídeo, fotografía o texto. Los internautas lo difunden compartiéndolo, reenviándolo o recomendándolo a sus amigos y conocidos.

Este concepto lleva el adjetivo “viral” en alusión a la capacidad de expansión y contagio que poseen los virus. En este caso, los mensajes se transmiten por la red siguiendo el principio de lo que tradicionalmente conocemos como el “boca a boca”.

La viralidad es un recurso muy atractivo para el marketing digital u online. El motivo es que permite llegar a más gente de una forma prácticamente gratuita, por lo que, si se sabe aprovechar, supone una ventaja para las empresas y sus marcas. Se puede decir que es una alternativa barata para hacer publicidad.

Es curioso ver como nos gusta estar informados de todo en todo momento, y cuanto más morbosa sea la información, mucho mejor.

Antes para enterarte de algo o lo veías en la televisión o te lo contaba tu vecino. Ahora gracias a la revolución tecnológica con solamente un “click”, podemos enterarnos desde lo que pasa en el piso de abajo hasta lo que está pasando en el otro extremo del mundo.

Todo esto está muy bien, pero hay que ir con cuidado con la información que se recibe online. Hay que saber de donde viene y con qué fin es utilizada, ya no solamente por el tema de virus, sino también porque es muy fácil manipularla.

Estar informado es bueno, dejarte manipular no lo es.

viral

 

 

 

 

 

 

 

Street Art, algo más que un dibujo

¿Qué es el graffiti? ¿Cuál es su origen?

El graffiti como lo conocemos actualmente, en EE.UU es conocido como writing. Esta forma de expresión, nace en el año 1969, en la ciudad de Pittsburg, EE.UU, con los escritores de graffiti Cornbread y Top Cat, como también en Nueva York, EE.UU, con los escritores (también se utiliza la palabra grafitero) Julio 204 y Mico, e.o. Por una costumbre errónea, se atribuyen los primeros signos de graffiti al escritor Taki 183, quién fue entrevistado por el periódico The New York Times, en el año 1971, convirtiéndose en el primer escritor de graffiti para la sociedad. Fue la primera vez que este fenómeno nuevo estaba siendo publicado en un medio masivo.

Frente a los ojos atónitos de la población, el graffiti avanzaba rápidamente hacia todas las líneas del sistema de tránsito de Nueva York, las cuales eran la IRT (Interborough Rapid Transit), la BMT (Brooklyn Mass Transit) y la IND (Independet Subway System). Originalmente eran compañías de servicio que operaban independientemente, pero luego fueron operando bajo un nombre propio: La MTA (Metropolitan Transportation Authority). La razón de querer pintar los trenes, surge por la necesidad de estar presente en todos lados, de la forma más simple y para ser visto por la mayor cantidad de gente posible de forma gratuita. 

El graffiti era un estilo que no me llamaba mucho la atención, porque no me atraía y también porque siempre lo había asociado con el vandalismo. El hecho que lo haya asociado durante mucho tiempo, seguramente que no debo ser la única, con el vandalismo es porque gran parte de la sociedad lo considera así, simplemente porque no es “elegante” ni “bonito”.

En mi opinión me parece una manera muy poderosa, muy directa y muy expresiva para transmitir, siempre y cuando se hagan en sitios adecuados e idóneos. Para estos artistas su principal objetivo no es hacer arte, sino expresarse a si mismos,  eso es una fuerte señal de identidad propia.

 

“Pintar algo que desafía la ley de la tierra es bueno. Pintar algo que desafía la ley de la tierra y la ley de gravedad, al mismo tiempo, es ideal “

 

Suso-grafitis_ballesta-jlj

 

 

 

 

 

 

 

Post basado en el libro: STREET ART de Johannes Stahl

Yo, mi marca

En los tiempos que corren ahora se está destacando mucho la figura del emprendedor. El emprendedor para poder empezar, una de las primeras cosas que ha de hacer es pensar y buscar su propia marca personal, es decir, su identidad como empresa. Este concepto en inglés se llama “Personal Branding” y fue introducido por Tom Peters en su obra: “50 claves para hacer de usted una marca”.

El proceso para hacer tu propia marca personal es plantearte las siguientes cuestiones:

  1.      ¿Quién soy?
  2.      ¿Qué sé hacer?
  3.      ¿Qué es lo que hago mejor?
  4.      ¿Qué tengo para ofrecer?
  5.      ¿Cuáles son mis valores personales?
  6.      ¿Cómo lo comunico?

Conocerse uno mismo es principal para poder crear tu propia marca. Los métodos y las estrategias que utilices son muy importantes porque serán tus herramientas para poder llegar al público.

Construir tu propia marca no es fácil y gustarle al público mucho menos. Si ya de por sí etiquetamos a los demás por su aspecto o por su forma de ser, también existen las etiquetas en el mundo profesional.

Una vez leí que siempre habrá gente que te querrá por ser quien eres y que otros te odiarán por la misma razón, esto es así y hay que aceptarlo.

Como conclusión final recuerda: no tienes que contentar a todo el mundo, sino contentarte a ti mismo.

personal branding

 

 

 

 

No es lo mismo leer que transmitir

¿Qué papel juegan las tipografías en nuestro día a día? Bueno, primero tendríamos que definir: ¿qué es la tipografía?

Se conoce como tipografía a la destreza, el oficio y la industria de la elección y el uso de tipos  (las letras diseñadas con unidad de estilo) para desarrollar una labor de impresión. Se trata de una actividad que se encarga de todo lo referente a los símbolos, los números y las letras de un contenido que se imprime en soporte físico o digital.

La elección y la decisión de utilizar una tipografía u otra en cualquier contexto tiene una importancia visual que no os lo podéis ni imaginar. Fijaos en este sencillo ejemplo:

textos con diferentes tipografías

 

 

 

 

 

 

Este es un claro ejemplo de que la tipografía no sólo hace que podamos leer y distinguir las letras o los símbolos, sino que su función principal es: transmitir un mensaje.

Por eso mismo, hay que saber elegir bien y, sobre todo, pensar que es lo que queremos transmitir.

Si no os lo creéis, lo podéis comprobar con algún programa de edición de texto escribiendo nombres de marcas conocidas y probarlas con diferentes tipografías, ya veréis que no os transmiten lo mismo.

 

A mí me gusta el azul

Una pregunta muy típica que nos hacían cuando éramos pequeños entre otras tantas era: ¿cuál es tu color favorito? Y nosotros respondíamos con gran entusiasmo cuál era. Daba igual si era el rojo, el azul, el amarillo o el verde porque lo importante era que nos llenaba de orgullo decirlo.

Existen inmensos estudios sobre la psicología del color sobre lo que nos transmite, nos hace sentir y lo que percibimos. Es verdaderamente increíble lo que puede llegar a sentir y percibir nuestro cerebro con solamente ver un color.

Por ejemplo, el color verde nos puede llegar a transmitir las siguientes percepciones: naturaleza, fertilidad, salud, equilibrio, vida, armonía, descanso, tranquilidad y comienzo entre otros. Y el color naranja: diversión, capricho, niñez, felicidad, amistad y bondad.

Conocer y usar bien el color es esencial no sólo para los artistas, sino también para los arquitectos, los urbanistas o los diseñadores.

Sin embargo, a pesar de todos los estudios que existen acerca del color cada uno tiene su propia percepción, y aunque haya dos personas que les guste el mismo color sus razones pueden ser muy diferentes.

Mi color preferido es el azul, ¿por qué? Porque me transmite paz y, sobre todo, porque me encanta el cielo cuando está de color azul.

cielo azul

 

 

 

 

 

 

Fuentes:

Color y luz teoría y práctica de Jorrit Tornquist

¡Anda! No me había fijado

Hoy en día y aún más con las nuevas tecnologías estamos rodeados de una masa publicitaria bestial. Las empresas y los emprendedores quieren destacar vendiendo productos o servicios, pero sobre todo, su mayor preocupación es darse a conocer y que hablen bien de ellos.

El mundo de la publicidad es un campo de batalla visual en el que la imagen: LO ES TODO. Por eso mismo, las grandes superficies comerciales contratan agencias publicitarias y de diseño para que les hagan y les gestione su imagen, en especial, su marca.

La marca para una empresa es lo más importante, es su carta de presentación y su arma para competir contra las demás. Depende de la marca y la gestión publicitaria que se le diseñe determinarán dos factores: uno que se conozca y otro que venda.

Hay empresas con carácter muy innovador y lo que hacen es crear en sus marcas mensajes subliminales, ¿qué son? Son mensajes ocultos dentro de la propia marca que no se ven a simple vista. Por ejemplo, yo hasta hace poco no me había fijado que en la marca del chocolate TOBLERONE dentro de la montaña se ve a un oso.

Imagino que a muchos de vosotros os habrá pasado con otras marcas también. Una vez descubres un mensaje oculto en una marca, te puedo asegurar que ya no la miras de la misma manera que antes.

toblerone 50g