Yo soy la cuatro ojos

Ése de ahí es el matemático, esa chica: la empollona de la clase, la que está a su lado: la que mejor dibuja, y el del fondo: el callado, porque no habla con casi nadie.

Todos estos comentarios son los típicos que se suelen escuchar y decir en cualquier clase. Ahora bien, ¿hasta qué punto nos gusta que nos etiqueten los demás? Eso dependerá de qué mote te pongan y cómo te lo tomes tú.

Sin embargo, no hace falta que pongamos el ejemplo de una clase, porque en el día a día todos, sin excepción, etiquetamos a los demás. Algunos con mala intención y otros no, pero lo hacemos.

Las palabras y las acciones que hagas harán que la gente diga unas cosas u otras de ti, es decir, que te etiqueten. Muchas veces los comentarios o las etiquetas que nos ponen los demás no nos sientan bien y nos dejamos llevar por ello. Por eso mismo, lo primero que hay que tener en cuenta es analizar quién nos lo dice, (si es un amigo o no) y una vez lo sepas decidir si has de actuar.

Cuando los comentarios o las etiquetas de los demás nos molestan, yo creo que hay veces que es porque no nos queremos lo suficiente a nosotros mismos, y eso hace que nos avergoncemos, no creamos en nuestras capacidades y perdamos un poco el rumbo.

Por eso mismo, hemos de aceptar lo que somos y querernos mucho, porque ahí está la clave para seguir.

A mí me ha costado mucho aceptar que siempre seré una cuatro ojos, pero es lo que hay y adelante.

Imagen

Un comentario sobre “Yo soy la cuatro ojos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s